Buena práctica en hábitat social. El conjunto Monteagudo de MTL

En los comienzos del siglo XXI, la vivienda continúa siendo un bien inaccesible para la mayoría de la población que habita en las ciudades y que realiza esfuerzos extraordinarios para acceder a ellas. La Ciudad de Buenos Aires no es una excepción.
Sin embargo, pareciera que existe consenso respecto de la necesidad de ampliar las posibilidades de acceso a un hábitat que mejore la calidad de vida de los sectores desfavorecidos.
En este sentido, el presente artículo da cuenta de una experiencia de organización colectiva, que aprovecha racionalmente “el conjunto de recursos de que dispone la ciudad y la sociedad, formando alianzas amplias entre quienes quieren hacer ciudades democráticas, sin expulsores ni expulsados”.
Una de las formas de organización colectiva es la autogestión, entendida como la administración en forma directa de los recursos para las políticas sociales por parte de los destinatarios organizados y capacitados, a fin de generar alternativas más eficientes en términos sociales –es decir, adecuadas al conjunto de las características de la demanda- y económicos, a valores inferiores a los de la ejecución empresaria tradicional.
La experiencia que se presenta sólo ha sido posible con el papel activo de las organizaciones sociales, de los cuerpos técnicos al servicio de un proyecto social y de un Estado que posibilitó el marco normativo para la participación de nuevos actores en la construcción de una ciudad más inclusiva.
La consolidación de la autogestión como política social toma cuerpo en el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires luego de un proceso de reivindicaciones por el acceso a la vivienda, surgido en el ámbito de las organizaciones que luchan por el mejoramiento del hábitat, que fue aprobado por la sociedad y legitimado por la Legislatura con la sanción de la Ley 341/2000, y su modificatoria Ley 964/2002. Esta ley habilita la posibilidad de que organizaciones sociales constituidas en cooperativas puedan administrar recursos estatales, por medio de créditos con garantía hipotecaria, exigiéndoles asistencia técnica a través de equipos profesionales interdisciplinarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s